jueves, 23 de diciembre de 2010

John Foos


Porque cuando unas simples zapatillas dejan de serlo, SIGNIFICA MUCHO. Porque ustedes, mis queridas John Foos, me vieron pasar por millones de cosas: cumpleaños, salidas, escuela, caídas y levantadas, pisar suelo norteamericano sin subirme a un avión... Y lo único que me queda por decirles, en este fin del año 2010... SON GROSAS!

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Mamita


Vos sabes lo mucho que te amo, ¿no? Sabes que me haces mucha falta cuando no estás, ¿no? Seguro que también sabes que me da vergüenza decirte esto a veces, ¿no? No puedo ocultarte cosas, como aquella vez que estuve media hora tratando de que mis ojos rojos de tanto llorar volvieran a su color normal pero vos supiste enseguida que había estado llorando solamente con mirarme dos segundos a la cara. Aunque a veces nos peleamos, te grito, me gritas y me encierro con un portazo en mi cuarto, sabes que lloro porque me siento mal, ¿no? Y cuando me voy a algún cumpleaños o fiesta, sabes que cuando llego te cuento todo porque me hubiera gustado que vos estuvieras ahí conmigo para vivirlo, ¿no?


Entonces, ¿por qué no te lo digo de frente? ¡MAMÁ, TE AMO Y MI VIDA NO SERÍA LA MISMA SIN VOS!

viernes, 24 de septiembre de 2010

IMAGINA♥



Imagine there's no Heaven
It's easy if you try

No Hell below us
Above us only sky

Imagine all the people
Living for today
Imagine there's no countries
It isn't hard to do

Nothing to kill or die for
And no religion too

Imagine all the people
Living life in peace

You may say I'm a dreamer
But I'm not the only one

I hope someday you will join us
And the world will be as one

Imagine no posessions
I wonder if you can
No need for greed or hunger
A brotherhood of man

Imagine all the people
Sharing all the world

You may say that I'm a dreamer
But I'm not the only one
I hope someday you will join us
And the world will be as one

martes, 31 de agosto de 2010

Voy a dejar de lado mis estupideces de todos los días para contarles de algo que realmente me llegó al corazón. Hay un canal en YouTube que se llama VlogBrothers (link aquí) y uno de sus últimos videos trata de algo horrible, un tema que muchos de nosotros tratamos de ignorar pero simplemente no podemos.
Y antes de contarles de que se trata, quería decirles que John Green me hizo llorar como nunca (maldito) pero aún creo que es un tipo genial y que merece todo nuestro respeto. Veamos, hace un par de horas que soy una "Nerdfighter" oficial, porque obviamente SOY UNA NERD y me da mucho orgullo serlo. Me encanta que haya llegado a tiempo para ver este video. Gracias Charlie McDonnell por prácticamente empujarme a mi y a muchos otros de sus seguidores a ser parte de esta gran comunidad.
En el video (link aquí) John habla de una noticia que claramente es triste. Una adolescente de 16 años llamada Esther murió de una enfermedad que ciertamente no llegué a entender que era y tampoco quiero hacerlo. Pero Esther no es una simple estadística, porque deja de serlo cuando tiene un nombre y una vida. Según John, que era su amigo gracias a que ella era una orgullosa Nerdfighter, Esther estaba llena de vida, era muy inteligente, graciosa, simpática, simplemente su mente nunca estaba quieta, repleta de ganas de vivir y alegría. Tenía una fundación en la que la gente donaba dinero para que ella pudiera pagar sus tratamientos y alargar su adolescencia un poco más. Vale aclarar que la fundación no estaba en sus manos, ni en las de su familia... Creo que John y su hermano Hank la hicieron pero no quiero mentirles.
Esther murió hace una semana y John pide por favor que cualquiera que pueda, que done algo para que su familia pueda pagar sus deudas por los costosos tratamientos y que simplemente no nos olvidemos de ella porque mientras él y su hermano sigan haciendo cosas con su fundación y recuerden que alguna vez una jovencita llamada Esther les cambió la vida, ella va a seguir viviendo en sus corazones y en los de todos los Nerdfighters, los más antiguos que los siguen desde hace años como Charlie y Alex... o los más recientes como yo misma que los seguimos desde hace unas horas.
A propósito, John mostró una pulsera color verde en el video que dice "This star won't go out" que básicamente significa "Esta estrella no se apagará" ya que el nombre Esther significa estrella. La pulserita de goma verde loro fue hecha por una amiga de Esther y en mi opinión, tuvo mucho valor para hacerlas y también John por hacer un video sobre esa jovencita. Si yo fuera ellos, no tendría las fuerzas para hacerlo, ni siquiera para contarles a ustedes que leen mi blog o simplemente escribirlo ACÁ para leerlo yo sola ya que no tengo idea de si ustedes leen lo que yo escribo.
Simplemente esto quería decirles. No me siento de ánimo para ponerle colores a este post. Lo que me falta decir es: Esther, estamos con vos donde quiera que estés. Atte. yo y TODOS los Nerdfighters.
Gracias y cuídense mucho.

sábado, 28 de agosto de 2010

PERDÓN PERDÓN PERDÓN... Se que hace miles que no subo nada por estos aires y me arrepiento pero entre la escuela, el Rotary y el SERIO vicio que tengo con Twitter, no me alcanza el día para nada. Además, no me dejan usar la computadora los días de semana.

Bueno, aquí hay cosas que me pasaron esta semana y la anterior.

1. Di una lección sobre "The Police" esta semana en la escuela. Tengo varias anecdotas sobre el "niño bonito" Sting, Andy Summers y Stewart Copeland. Vale aclarar que ya eran una de mis bandas favoritas MUCHO ANTES de que me dieran este projecto para explayarme sobre mis idolos. Igualmente, descubri cosas interesantes como porque a Sting le dicen así si se llama Gordon Matthew Summer y que en realidad el verdadero apellido de Andy es Somers, así como también cuales fueron sus inicios y como surgió su más grande exito "Roxanne".

2. Alex Day (link a su YouTube y a su BLOG aquí;) estuvo rondando por Zambia con otros dos YouTubers tratando de hacer una diferencia en el mundo y me hizo dar cuenta de lo importante que es ayudar a otros. Así es como me involucré más con Rotary (a pesar de que hace ya 4 meses que me integré y participo en todo lo que puedo) y me gustaría decirles que es muy satisfactorio ver las sonrisas de las personas cuando los ayudás y que también hacer caridad no es para cualquiera porque tenes que ver muchas cosas que son demasiado lindas. Un ejemplo de esto que les digo sería mi último post, inspirado en algo que vi cuando fuimos a entregar juguetes a una villa acá en San Nicolás y la verdad quedé un poco enojada con los mayores que nos exigian mejores juguetes o más cosas sin ver que otros se estaban quedando con las manitas vacias por su maldita insistencia.

3. Me fui de campamento con mi escuela y diablos que extrañé mi computadora. Igualmente lo disfruté muchisimo y por lo menos tengo algunas anecdotas interesantes para contarles a mis hijos algún día como "la preparación" de Krizan y las pizzas quemadas de la noche, las partiditas de mago con Lu o el desodorante Axe que Orsi usaba para prender el fuego a la mañana. ¡EXPERIENCIA RECOMENDABLE PARA TODOS!

4. Escuché a un hombre de la asociación "Médicos sin fronteras" hablar en una reunión de Rotary y el tipo contó las cosas más increibles que jamás había escuchado. ¿A quién se le ocurriría que el señor de pelo blanco y bigote que se sienta al lado suyo estuvo en el medio de una guerra civil en África y atendió en un hospital zonal? ¿Quién se iba a imaginar que como entrenamiento para ir a ese lugar, el pobre hombre alto y flaco tuvo que pasar las más horribles experiencias que cruzaban el límite entre lo actuado y lo real, incluyendo un secuestro? ¿Quién creería que el tipo, a pesar de esas pruebas, quiso ir igual a ese lugar a ayudar mientras la mitad de los que se estaban preparando dijeron que no querían ir y abandonaron el entrenamiento para tratarse con psicologos despues de un secuestro actuado tan real que de sólo contarlo el hombre se estremecía bajo las miradas de todos nosotros? ¿Quién podría imaginarse que el tipo fue a reemplazar a dos médicos que habían sido secuestrados 10 días antes de su llegada? Lo que contó me hizo apreciar más lo que tenemos nosotros aunque nos quejemos tanto de nuestra maldita Argentina.

Así que podríamos decir que tuve dos semanas bastante moviditas y que ahora veo el mundo bajo otros ojos.

;)

sábado, 14 de agosto de 2010


Detrás de unas viejas zapatillas siempre hay una historia. Estas cuentan una triste. Una que nunca fue linda. Estas zapatillas caminan por el camino de la destrucción propia, infectan el alma, el cuerpo. Y sólo por el hecho de estar colgadas en una ventana. Símbolos de las faltas, de las de educación, de las de un camino sin salida, de las de la muerte. Silenciosas en el medio de la noche se mecen con el viento, llamando a cualquiera que pase. La puerta del Infierno en Tierra. La entrada al laberinto del Minotauro. El arco del fracaso existencial. Si yo veo todo eso, ¿por qué otros no? ¿Por qué lo ven como unas simples zapatillas colgadas en una ventana? El sendero de la droga y el alcoholismo me llaman desde aquellos cordones anudados. Todo mi ser repele esa voz. Mis oidos no la escuchan, no la registran. Porque para mi, siempre seran unas zapatillas colgadas en una ventana. Camino de la destrucción, camino sin salida.

lunes, 5 de julio de 2010







Siempre me dieron todos los gustos.

Vos me esperabas en tu abrigada casa con caramelos a la tarde y al mediodía o a la cena hacias pizzas, ñoquis, fideos, polenta y muchas cosas más porque siempre vos en la cocina hiciste maravillas.
Y vos me llevabas a pasear, íbamos al cine a ver alguna pelicula para chicos y veíamos juntos televisión mientras me hacias caricias en la espalda hasta que me quedaba dormida.
O vos, que siempre trataste de darme un poco de cultura general porque en la escuela nunca me dijeron nada de todo eso, me enseñaste a hacer crucigramas y haciamos rompecabezas juntas.

Vos intentaste enseñarme a tejer.
Y vos me quisiste enseñar a andar en bicicleta.
O vos, cuando me enseñaste a jugar a las cartas.

Vos me dejaste meterme en tu cocina, el lugar más sagrado de tu casa y me dejaste meter mis manitas llenas de harina en la masa de los ñoquis que hacías por lo menos una vez por mes.
Y vos me escribiste algo hermoso cuando estuve enferma, me dijiste las cosas más lindas que me podrías haber dicho y me trataste de "caballito blanco lleno de inocencia".
O vos, que siempre me llenaste de libros y cuentos de hadas, me dabas papeles de todos los tamaños, marcadores, crayones y lápices de todos los colores para dibujar mi mundo a mi manera, hasta que crecí y empecé a escribir el mundo desde mi propio punto de vista.


Por todas esas razones y miles de millones más es que los quiero tanto. Porque siempre fueron importantísimos para mi y lo van a seguir siendo. Porque me llenaron de alegrias y risas.
Hoy me tomo un tiempo para decirles: LOS AMO MUCHO ABUELOS.


:)


Dedicado a mi abuela Lidia (la cocinera más casera que conocí en mi vida), a mi abuelo Pepe (el único abuelo que tuve y que siempre voy a tener) y a mi abuela Irene (la lectora más ávida que me enseñó a ver que en cualquier lugar hay poesía y palabras hermosas).
-Agustina M. Stempler.

lunes, 21 de junio de 2010

Una parte de mi.

El sábado tuve la oportunidad de ir a ver Toy Story 3 con algunos de mis amigos. Estábamos Ivonne, Federico, Nicolás, Ana, Valentina y yo, Agustina. Quizás no les importen los nombres pero si alguno de ellos está leyendo esto quiero que sepan que es de ellos de quienes estoy hablando.

Había esperado ver Toy Story 3 desde que tengo memoria, tantas veces habían dicho que la iban a sacar y se hizo esperar tanto que al final deje de preocuparme y llegué a pensar que Pixar se había olvidado de esos pequeñitos que soñábamos con una secuela para ver nuevamente a nuestros juguetes favoritos. Se hizo esperar 11 largos años.

En ese lapso de tiempo yo cambié muchísimo. Pase de tener los terribles 3 años a tener mis hermosos 14 con una libertad que antes no tenía. Me mudé muchas veces dentro de Buenos Aires hasta que me vine a vivir a San Nicolás donde estoy desde mis 6 años. Dejé de soñar con la fiesta de quince para cambiarla por un viaje a Disney, porque siempre había sido mi sueño y una gran parte de mi. Cambié mis tacos de plástico por mis zapatillas John Foos y el vestido de princesa por los jeans y las camisas. Corté mi pelo largo y dejé de dejar que mi mamá me lo planchara para dejarlo libre con mis naturales rulos cayendo por mis hombros, porque es hasta ahí donde llegan por lo corto que está. Cambié mi guardapolvo verde y zapatillas blancas por mi uniforme regular de jumper, chomba, sweater y zapatos náuticos. Cambié de amigos, de vida... Hasta dejé de lado ese inseparable rosa para dejarle lugar al hermoso celeste que ahora me acompaña como color favorito. Cambié mis gustos musicales, mis libros favoritos... Pero algunas cosas todavía me acompañan como ese amor pasional por la lectura y la música o esa locura irracional de escribir mis propias historias o también ese amor al astronauta y el sheriff que significan casi todo para mi.

Porque Toy Story me enseñó que la vida es mejor con amigos, me hizo apreciar lo que tengo y a no desear lo que no. Porque Toy Story siempre fue una parte de mi.

Y es por eso, que en esa sala de cine media descuidada, sentada en primera fila y con alguna clase de tortícolis por estar tan adelante, una niña me habló dentro mio. Me dijo que me extrañaba, que me necesitaba, que seguía ahí sentada en ese cuarto viejo esperándome para jugar a las muñecas o para que yo le lea un cuento como los de antes para irse a dormir. Me dijo que no entendía las series que yo miro ahora o los libros que leo, que no comprendía porque me pongo tan feliz de que ese chico que veo siempre me salude, que se sentía fuera de lugar cuando yo abrazo a un varón que no es parte de la familia y que se incomodaba cada vez que le digo "Te amo" a cualquiera de mis amigos ya sea mujer o varón. Y en cierto modo la comprendí, supe de que me hablaba. Todo lo que yo era cambió muy rápido y esa niña pequeña que cantaba Bandana y soñaba con ser arquitecta quedo oculta bajo la sombra de una adolescente que canta The Beatles y quiere ser periodista de espectáculos. Me sentí tan mal que me permití derramar algunas lágrimas en mi fuero interno y decidí que esa dulce pequeña que alguna vez había reconocido como parte de mi misma no debía quedarse sola. No lo merecía, porque algunos de los mejores recuerdos me los había dado ella y me había permitido quedarme con una amistad increíble que perdura a pesar de la distancia. Porque yo soy una versión grande de ella, no ella una versión 11 años menor que yo. Porque la necesito para recordar quien soy y saber a donde voy. Porque ella es parte de mi, de mi corazón y de mi vida.

Recuperé ese niño interno que todos tenemos y soy capaz de coexistir con ella. Me permito ser grande pero a la vez pequeña.

sábado, 30 de enero de 2010

Música

La música nos acompaña durante toda la vida. Desde las canciones de cuna hasta la marcha fúnebre. Estamos rodeados de música. Las propagandas, los programas de televisión y hasta las películas.

¿Nunca te fijaste que las canciones nos hacen acordar a alguien? Cada canción tiene un significado especial para cada uno de nosotros, de modo que si yo escucho una canción como "The Best Day" de Taylor Swift, probablemente rompa a llorar, recordando todos los momentos hermosos vividos con mi madre y terminaré agradeciéndole a Dios porque ella está conmigo. Pero si la misma canción la escucha una persona que no agradece tener la madre que tiene, quizás le de igual que escuchar el golpeteo de la lluvia.

Hay demasiadas canciones que nos gustan. Si le pregunto a alguien que canción es su favorita, todos me dirían "Hay muchas que me gustan" y si yo siguiera insistiendo, me contestarían la primera que se les ocurriera. Y todos me responderían con un tema diferente. Es normal, yo tampoco puedo elegir cuando me preguntan.

Vamos a hablar un poco de los diferentes tipos de canciones:

  • La típica que te hace llorar: Esta canción es muy especial, porque siempre te deprime de alguna u otra forma. Te hace acordar a tu ex, que no tenes novio, que si tenes novio, que un amigo se enojó, que amas a tus amigos, que odias a tus amigos, que querés mucho a tu mamá o papá pero al mismo tiempo que no te entienden y que pasaron 80 años desde que fueron adolescentes, que desaprobaste, que aprobaste, que tu vida es malísima o que es hermosa. Da igual lo que te acuerdes, siempre vas a terminar en el piso del baño apoyada contra la puerta y una cajita de pañuelos y tu mejor amiga afuera consolándote, esperando a que le abras la puerta. Y lo peor es que cuando le abrís la puerta, ella entra, se sienta con vos y también llora porque te ve llorar así que vos la tenés que consolar a ella cuando te sentís para el diablo igual que antes, pero te da lastima verla llorar.
  • La movidita: Esa cancioncita que siempre que la escuchas te hace querer bailar. Por ejemplo: estas en un cumpleaños, tirando a las cuatro de la madrugada, ya te bailaste todo, te duelen los pies y encima, recién se armó la festichola. Entonces pasan ESA canción que todo el mundo conoce y, para colmo, todos la bailan igual. Una amiga te saca a bailar y terminan todos adentro de una ronda con forma de balón de football americano porque siempre hay algún tonto que la deforma totalmente. Termina la canción y te volvés a sentar. A la media hora, otra vez a soportar ese tema MALÍSIMO que ya te pudrió y que todos te pisen en esa ronda de porquería pero al final sabes que te encanta.
  • La pegadiza: Siempre hay un tema que te agarra y te penetra en la cabeza y no se quiere ir. Estás semanas escuchándolo sin parar y al mes siguiente otra canción la viene a derrocar. Estás en la escuela y te querés matar porque TODOS la cantan y no te la podés sacar del cerebro y nunca le prestás atención a la profesora porque estás pensando en esa canción. Después llegas a tu casa y cuando abrís los cuadernos, no entendés un carajo y tenés que llamar a un amigo para que te explique. Cuando vas a levantar el tubo, hay otro compañero que no se acuerda ni un pomo de lo que dijo la profesora y vos le explicás lo que entendiste, diciéndole que vas a preguntar y lo volvés a llamar. Llamas al cerebrito de la clase pero él/ella tampoco entendió ni el primer "mu" porque se le pegó la misma canción que a vos. Resultado: la banda se llena de plata porque compraste el producto, las profesoras se enojan y les gritan a todos y vos te terminas matando porque seguís sin entender ni un pomo y las profesoras no les quieren volver a explicar.
  • La "escondida": No digas que no porque todos sabemos que tenés una canción que te encanta pero como todos dicen que es muy mala, vos también lo decís aunque no pienses igual. Y cuando estas solo la escuchas a morir. Otro caso es la canción que VOS crees que es una porquería pero a todos les encanta entonces tenés que mentir para no quedar mal. No lo hagas. Vas a terminar como un bobo sin gusto musical.
  • La estudiada: Esta tampoco podés decir que no existe, porque bien sabés que tenés una canción que te la sabés de memoria y se la recomendás a todo el mundo porque a VOS te gusta y los demás la odian porque ya se las hiciste escuchar miles de veces. OTRA VEZ, no lo hagas. Te van a empezar a odiar todos.
  • La inventada: Hay una canción que la letra es imposible de cantar y para colmo está en inglés y para zafar, como nadie la entiende igual que vos, le mandas cualquier cosa y todos piensan que esta bien. NUEVAMENTE, no lo hagas. Alguien descubre la letra por Internet y se la aprende y cuando la estás cantando te corrige, te da bronca pero no decís nada y quedas mal en frente de todos.
  • La odiada: Esa canción de porquería que te hacen aprender en la escuela para algún acto trucho y encima se te pega y la odiás porque habla de la libertad. O PEOR, DE LO MUCHO QUE QUERÉS A TUS MAESTRAS. O sea, a una seguro que la querés pero vamos, ¡tampoco podés amar a las 20 que tenés por año! Llega la estudiantina y todos los cursos tienen que hacer algo porque si no, los amenazan con que van a desaprobar todo. Entonces a vos se te ocurre ESA canción porque todos la saben y van a quedar bien con todos. La practican hasta cuando se bañan y cuando llega el día, te subís al escenario con los otros 59 (que conforman los 60 que son más vos) entre los dos cursos y cuando subís, los sonidistas truchos que contrataron porque eran más baratos trajeron SOLAMENTE 3 micrófonos y no alcanzan porque uno lo usa el gordo de tu profesor de música para que se escuche la guitarra que va a tocar. Se acomodan como pueden y empieza a sonar la música. Uno desafina, el otro no canta, una se equivoca y otra se agarra un micr+ofono para ella sola. Terminan de cantar, todos aplauden y vos decís "¡¡NUNCA MÁS!!". Al año siguiente otra vez lo mismo...
En fin, hay muchísimas más, y cada una te hace acordar a una vivencia diferente. Ayudáme a completar la lista.
¡Suerte pensando!