miércoles, 20 de junio de 2012

Whip my Hair.

Motiva que pueda peinarme de la misma forma que mis ídolos.
Desmotiva que la gente me estereotipe por ser una nena con corte Beatle.

domingo, 17 de junio de 2012

Feliz Día pa.

Feliz día pa.
Gracias por todo.

Gracias por dejarme dormir arriba tuyo mi primera noche en este mundo. Gracias por bañarme por primera vez. Gracias por llevarme al jardín. Gracias por enseñarme a leer. Gracias por ayudarme con las tareas. Gracias por darme palmitos para comer mientras vos hacías sandwiches. Gracias por contarme cuentos para dormirme. Gracias por acompañarme a hacerme mi primer resonancia magnética. Gracias por dejarme sentarme arriba tuyo mientras me sacaban sangre. Gracias por siempre decirme si algo me iba a doler o no. Gracias por dejarme apretarte la mano cada vez que me dolía. Gracias por cuidarme cuando estuve internada. Gracias por abandonar todo por mi. Gracias por dejarnos a mamá y a mi para buscar trabajo lejos y así poder cuidarnos. Gracias por siempre ser tan noble y honesto. Gracias por enseñarme a jugar a innumerables juegos. Gracias por enseñarme a andar en bicicleta y en patines. Gracias por llevarme a danza clásica, gimnasia artística, natación, tenis, gimnasia rítmica, teatro y guitarra. Gracias por hacer las comidas más ricas. Gracias por hacerme las tortas de cumpleaños. Gracias por ajustarme las sábanas antes de irme a dormir. Gracias por comprarme lápices y hojas. Gracias por estar siempre. Gracias por darme a conocer mis bandas favoritas. Gracias por aguantar todos mis caprichos y tonterías. Gracias por dejarme ser infantil. Gracias por amar tanto a mamá y demostrarlo. Gracias por preguntarme como me fue todos los días. Gracias por no dejar que pase frío, ni hambre ningún día de mi vida. Gracias por ver películas conmigo. Gracias por hacer castillos en la arena conmigo aunque yo ya esté grandecita. Gracias por hacerme sentir chiquita. Gracias por decirme que siempre voy a ser tu hijita preferida, aunque sea la única que tenes. Gracias por darme todos los gustos y disfrutarlos conmigo. Gracias por hacer de mamá cuando por cualquier razón, ella no puede hacerlo. Gracias por dejarme contarte todo, hasta aquellos temas femeninos que harían que cualquier otro papá salga disparado por la puerta. Gracias por hacerme cosquillas, por correrme alrededor de la mesa, por enseñarme a cocinar, por jugar a juegos de mesa conmigo y nunca dejarme ganar, por mirar vestidos de graduación y por llevarme a todos lados. Gracias por dejarme abrazarte y enterrar mi cara en tu panza cuando me ponen una inyección o me sacan sangre. Gracias por dejarme usar tu buzo de rugby y tu sweater amarillo. Gracias por bailar canciones de Michael Bublé, por cantar The Police mientras vamos en el auto y por hacer chistes estúpidos que me hacen reír.
Simplemente gracias por todo.