sábado, 28 de julio de 2012

Harry Potter en números.

199 capítulos
1090739 palabras
7 libros
3363 páginas
8 películas
17 horas
13 minutos
1 generación cambiada para siempre

Gracias Joanne.

viernes, 20 de julio de 2012

¡Feliz día!

¡Feliz Día amigos!

Gracias por aguantarme durante tanto tiempo. De verdad, son unas personas increíbles. Los amo demasiado, no puedo explicarles lo mucho que los quiero. No importa lo que nos pase, ni adonde nos lleve la vida, estoy segura de que nunca me voy a olvidar de ustedes. Gracias, por todo. Gracias por estar siempre.

jueves, 19 de julio de 2012

Profundidad.

Mi mejor amigo y yo acostumbramos tener charlas profundas de vez en cuando. No las planeamos, jamás lo hacemos. Simplemente empiezan y terminamos siempre igual: deprimidos. Algunos piensan que a los dieciséis años muchas cosas profundas no se te pueden ocurrir. Mentira. Creo que nunca tuve más pensamientos profundos que a esta edad.
No sé la razón pero sí tengo una teoría. Estoy creciendo. Estoy creciendo sin quererlo y estoy cuestionando todas esas cosas que antes jamás me había cuestionado. Había creído lo que me habían dicho y ahí se había terminado el tema. Pero todas esas dudas que habían quedado sepultadas están empezando a aflorar porque mis raíces las están empujando hacia afuera.
¿Por qué la vida es tan injusta? ¿Por qué la vida es tan corta? La única conclusión que se me ocurre es que la vida es puta. Pero ni de eso estoy segura porque si lo fuera, sería fácil y la vida definitivamente no es fácil.
Tengo miedo. Lo admito. Tengo miedo de todo. Tengo miedo porque no sé que hacer durante el resto de mi vida, tengo miedo porque me queda un solo año de secundaria antes de tener que enfrentarme a todos los demonios de la vida adulta, tengo miedo porque estoy segura de lo que quiero ser pero no sé si llegaré a serlo. Tengo miedo de que el día en que mi vida se termine, no haya hecho nada importante. Tengo miedo de que si me muero mañana, mi vida no haya valido la pena ser vivida.
Es difícil decirlo en voz alta. Los adolescentes estamos llenos de certezas. Pero cuando cae la noche, esas certezas se revelan, se van cayendo y ya no son más lo que eran. Se convierten en dudas. Dudas que se disfrazan para que nadie las vea.
A veces creo que una sola persona no puede cambiar el mundo. Creo que yo no puedo cambiar el mundo. Pero después me encuentro con personas justo como yo, como mi mejor amigo, y creo que si solos no podemos cambiar el mundo, quizás juntos podamos. Las minorías somos fuertes pero no nos damos cuenta de cuan fuerte somos. Si nosotros nos rebelamos, las mayorías se caen. ¿Por qué? Porque necesitan de nosotros para seguir siendo poderosos, porque las minorías somos la fuerza del trabajo, somos las familias, somos la unidad. Pero no nos damos cuenta de que somos más poderosos que las mayorías.
Puedo ser solo una adolescente con sueños locos, miedos y muchísimas dudas pero creo que nunca tuve más pensamientos profundos que a esta edad.