lunes, 21 de abril de 2014

La Terminal

Cuando tenía unos diez u once años, vi por primera vez La Terminal, de Steven Spielberg con Tom Hanks y Catherine Zeta-Jones. Nunca supe explicar que era lo que me gustaba tanto de esa película pero creo que finalmente lo entendí.
La Terminal marcó mi vida porque cuando la vi, me conmovió. Era la primera vez que me pasaba y entendí que si el cine tenía la capacidad de hacer emocionar a la gente, de hacer que alguien por dos horas sienta las cosas que alguien más siente y sea capaz de ponerse en sus zapatos, entonces yo quería vivir de eso. Yo quería moverle el piso a la gente, digamos.
Creo que en ese momento, también Tom Hanks se convirtió en uno de mis actores preferidos. La desesperación, la desolación y el sufrimiento a causa de la falta de empatía de los demás; yo lo sentí y me dolió. No quería nada más que saltar dentro de la pantalla y abrazar a ese pobre hombre que estaba completamente solo en un país que no es el suyo porque si hay algo que aprendí por experiencia, es que no hay nada más triste que sentirse solo y sin esperanzas. Viktor Navorski, con su capacidad de sonreír a pesar de todo, se ganó un lugarcito en mi corazón para siempre.
Admito que puede no ser la mejor película que existe. No es la mejor película de Spielberg. No es la mejor actuación de Hanks. Pero algo que nos gusta, no tiene que ser perfecto. Nos gusta porque despierta algo en nosotros; no somos los mismos después de experimentarlo. Y generalmente, uno no puede elegir conscientemente las cosas que le gustan. Simplemente te gustan, y no sabés por qué.
Así que La Terminal es mi película favorita. No puedo explicar con exactitud que la convierte en una reliquia para mi. Pero lo que si puedo decir, es que si no hubiera visto esa película, hoy no sería la persona que soy y difícilmente quiera dedicar el resto de mi vida a que otra gente sienta lo que yo sentí cuando Viktor pasa hambre y se ve forzado a comer galletitas con condimentos, o cuando consigue su primer trabajo, o cuando hace amigos, o cuando finalmente hace lo que fue a hacer a Estados Unidos en ese club de jazz. Si cualquier persona siente la misma mezcla de sentimientos que yo, entonces mi trabajo estará hecho.


No hay comentarios:

Publicar un comentario