domingo, 28 de diciembre de 2014

Fotografía Perfecta

Mi foto favorita tuya no es una que vos me enviaste. No fue sacada con una cámara cara. No estás usando tu mejor traje. No me estás mirando a mi, o a nada realmente. La iluminación no es especial ni tampoco lo es el fondo.
En realidad, mi foto favorita tuya la saqué yo misma. Fue sacada con mi celular. Estás usando una remera azul común. Tus ojos, los cuales adoro con una feroz pasión, están cerrados. Una luz del living estaba prendida y estabas sentado en mi sillón.
La foto en sí no es especial. El ángulo es extraño; te verías casi muerto si no te hubieras rascado la cara mientras la tomé sin avisarte que lo estaba haciendo. Pero es mi foto favorita tuya por los recuerdos que tengo.
Habíamos estado juntos todo el día y pasado por diferentes situaciones, yo había llorado, vos me habías consolado, habíamos reído y nos habíamos besado. Y en ese momento en el que tomé la foto, vos estabas jugando a ignorarme mientras yo estaba sentada arriba tuyo, mis piernas alrededor de tu cintura. Te ves tan cansado pero tan cómodo de estar ahí con tus brazos encima de mis piernas. Tus labios se ven rellenos y hermosamente enloquecedores. Tu pelo es un desastre. Entonces la saqué. Y la amé.
Y es por eso que es mi foto favorita tuya. No fue perfecta. Porque vos no estabas intentando serlo y yo tampoco lo estaba haciendo. Simplemente era. Y fue perfecta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario